Recreación del ensanche de Levante de Benidorm

Benidorm aprueba definitivamente el plan ‘Ensanche Levante’ tras los informes favorables de Generalitat y Gobierno Central

Por

Faltaban dos informes de relevancia, y ambos llegaron al Ayuntamiento de Benidorm el pasado mes de enero, favorables a la propuesta de desarrollo del Plan Ensanche Levante de la localidad alicantina, que abarca un área de 575.371 metros cuadrados.

Se trata de la superficie más importante que queda por desarrollar en la zona de Levante de Benidorm, que promueve una AIU (Agrupación de Interés Urbanístico) en la que se engloban más del 70% de los propietarios del suelo.

Esta iniciativa apuesta por mantener el modelo que caracteriza a la capital turística de la Comunidad Valenciana: construcción en vertical, más sostenible y que permite liberar decenas de miles de metros cuadrados para dotaciones públicas.

Tras más de un lustro de trabajo técnico, el documento ha sido perfilado de acuerdo a lo marcado por las administraciones públicas, que han sido Gobierno Central, Generalitat Valenciana y el propio consistorio.

En este tiempo, diversos ministerios y consellerÍas han ido admitiendo y retocando la propuesta e lo propietarios del suelo hasta dar con un proyecto que se ajusta a todas las normativas y puede empezar a desarrollarse tras la aprobación definitiva registrada hoy en el seno del Pleno del Ayuntamiento de Benidorm.

Los dos últimos informes, que han sido definitivos, llevan la firma de la Dirección General de Patrimonio Cultural de la Conselleria de Cultura, y de la Confederación Hidrográfica del Júcar. Ambos organismos dan su plácet al proyecto, al ajustarse y respectar cuanto dictaminan sus respectivas normativas.

El primero especifica que, iniciadas las obras, se ha de prestar atención a la posible aparición de restos arqueológicos, para que el impacto sobre el patrimonio cultural valenciano de naturaleza arqueológica o etnológica sea “nulo”.

La Confederación Hidrográfica del Júcar, por su parte, asegura que hay disponibilidad de recursos hídricos para dar servicio al área a desarrollar, y destaca que las amplias zonas verdes proyectadas serán regadas con aguas depuradas.

A partir de ahora, comienza otro camino, que puede ser largo, en el que los promotores deberán redactar el proyecto de urbanización y reparcelación del sector, que ocupa una superficie de 575.371,20 metros cuadrados de suelo.

El proyecto contempla la reserva de dos parcelas para usos educativos, miles de metros cuadrados para equipamientos públicos, la construcción de un gran parque central de más de 60.000 metros cuadrados, otros 13.000 metros cuadrados de jardines y 23.000 metros de espacios libres peatonales.

El Plan Ensanche Levante destina un 65% del suelo a equipamientos públicos, y el 35% restante a viviendas residenciales y hasta una veintena de nuevos hoteles, con una altura mínima de 2º plantas, verticalidad que define a Benidorm y que en todo el mundo se elogia por su sostenibilidad.

El proyecto que cambiará una parte importante de Benidorm

El desarrollo de las 57 hectáreas del plan, cambiará sin duda la fisonomía de una parte importantísima de la capital turística de la Costa Blanca, anexa a la zona de Levante, a tiro de piedra de su playa más emblemática, y capaz de acoger modernos edificios residenciales y hoteles en número suficiente para cubrir las necesidades del municipios durante décadas. Hoy, esa zona está absolutamente degradada.

El proyecto atiende a criterios específicos, como que las zonas cercanas a los barrios colindantes con el sector se destinarán preferentemente a áreas de juego y esparcimiento.

El gran parque dispondrá de espacios arbolados, que podrán ser discontinuos, a modo de sucesión de pequeñas áreas boscosas, y tendrá un esquema director de itinerarios peatonales, de bici y de práctica de deportes como el running y similares, que podrán tener espacios de encuentro en común como áreas recreativas deportivas para la práctica de deportes y actividades al aire libre.

El parque dispondrá de hitos paisajísticos y ornamentales, así como de las medidas oportunas para facilitar la accesibilidad y disfrute efectivo de sus instalaciones a las personas de movilidad reducida.

La urbanización se realizará con criterios de SDUS (sistema de drenaje urbano sostenible), para favorecer la recuperación de las aguas de lluvia y utilizarlas para el riego y mantenimiento del parque. A tal efecto, se dispondrán, en su caso, lagunas y estanques que harán de balsas reguladoras, y a la vez de espacios paisajísticos.

Leave a Comment

Your email address will not be published.

También te puede interesar

Lo último

Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón de ACEPTAR, aceptas el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos.    Configurar y más información
Privacidad