La pandemia del Covid-19 ha propiciado una hecatombe de dimensiones bíblicas para muchos sectores económicos en todo el mundo, pero pocos se pueden comparar al que está sufriendo el turismo. Más especialmente en la Costa Blanca, donde las restricciones de movilidad y las medidas de seguridad han reducido prácticamente a la nada la presencia de visitantes extranjeros.

Benidorm se ha convertido en el ejemplo más claro de ello. Una localidad con altos ratios de ocupación hotelera durante el año, incluido el otoño y el invierno, gracias además de al turismo nacional a visitantes de otras nacionalidades que buscan escapar de los meses más fríos en sus países a temperaturas prácticamente veraniegas.

De todos ellos, Reino Unido es el mercado emisor más importante, y la situación no pasa desapercibida para cierta prensa editada allí. Más concretamente para el Daily Express, uno de los tabloides de referencia, que siembra serias dudas acerca de la situación que vive la capital turística de la Costa Blanca.

En una noticia publicada hoy en su edición digital, el diario explica cómo muchos propietarios tanto de grandes como de pequeños negocios están luchando para sobrevivir ante la situación, a la vez que refleja su esperanza de que la cada vez más cercana vacuna pueda poner fin a esta pesadilla y volver a llenar los paseos, terrazas y playas de turistas.

Reportaje sobre Benidorm y el turismo británico publicado en Daily Express

Sin embargo, el diario calificado de «sensacionalista» y «populista» por numerosas fuentes, realiza una recopilación de comentarios negativos recogidos de su página de Facebook para dibujar un panorama desalentador para los intereses económicos. Entre ellos, la previsión de que las incomodidades en cuanto a movilidad y obligación de usar mascarilla seguirán existiendo; que muchos británicos abogan por pasar las vacaciones en destinos locales para ayudar a su propia economía; incluso aquellos que irónicamente se alegran del hecho de que finalmente «los españoles por fin han encontrado la calma después de mucho tiempo protestando porque no querían británicos ‘folloneros’ en su país».

Sólo el tiempo dirimirá si se trata de una previsión acertada por parte del periódico editado en Londres o si, por otro lado, podrá más el buen clima, sol y atractivos que proporciona la Costa Blanca para cientos de miles de británicos que a la mínima ocasión cogen un vuelo para disfrutar aunque sea por unas horas del Mediterráneo.