Él tuvo la idea, la empresa dispuso los medios, el público colaboró de forma efusiva, y ella se llevó la sorpresa. El Castillo Conde de Alfaz, donde se escenifica un torneo medieval basado en la vida de Robin Hood, acogió hace unos días una emotiva pedida de mano que los novios guardarán en su memoria de por vida.

La pareja estaba hospedada en uno de los hoteles de la cadena Magic Costa Blanca, y el novio solicitó poder solicitar matrimonio  a la novia en mitad del medieval escenario, delante del público presente, que, sorprendido, se volcó pidiéndole a ella que aceptara el compromiso.

Fue antes de dar inicio el espectáculo. El novio se equipó con vestimenta de la época que recreaba el espectáculo y, rodilla en tierra, lanzó su propuesta. El amor entre Robin y lady Marian no fue el único que triunfó esa noche. Entre justas, espadas y torneos, ella aceptó.