El proyecto, impulsado por el Ayuntamiento del municipio e Hidraqua, integra en el paisaje una zona de ocio y recreativa con el fin de evitar las acumulaciones de agua

Aumentar la calidad de vida de los vecinos y, a la vez, contribuir a una red de infraestructuras que pueda hacer frente a efectos meteorológicos adversos como las inundaciones, todo en uno. La zona norte del casco urbano de Daya Nueva dispone ahora de nuevos espacios verdes y áreas recreativas que no solo servirán para el ocio de los vecinos, sino que ayudarán a evitar acumulaciones de agua que se venían produciendo en los últimos años, gracias al trabajo conjunto entre el Ayuntamiento de la localidad e Hidraqua.

Estas labores han consistido en la construcción de un Sistema Urbano de Drenaje Sostenible, lo que supone la instalación de una red de drenaje que se encuentra ubicada en las áreas  verdes del parque, la  construcción de una zona de captación pavimentada para poder recoger las aguas de lluvia y canalizarlas hacia el depósito de retención ubicado en uno de los espacios verdes.

En concreto, este tipo de drenaje se caracteriza por la captación en un imbornal de las aguas pluviales de la cuenca que llega al parque, su canalización mediante tubos de drenaje hasta el depósito de retención instalado, donde el agua es almacenada y se filtra al terreno una vez que ha pasado el episodio de lluvias y el terreno alcanza la permeabilidad correspondiente. También se ha previsto la conexión de la red de aguas pluviales del edificio en construcción próximo al parque a la red de drenaje de éste para una mejor gestión de las aguas de lluvia del propio edificio.

La zona verde integrada en esta instalación está organizada en diferentes espacios diferenciados. Así, cuenta con álamos, almendros y tarays; áreas de césped y un espacio dedicado a especies aromáticas donde se pueden ver Mentha splicata, Lavandula angustofolia, Rosmarinuss officinalis postratus, Thymus vulgaris, Ruda, Escallonia, Tulbaghia violacea entre otras variedades.

Asimismo, cuenta con una cascada, que a través de un sistema que aporta un atractivo mayor a la zona a la vez que se realiza un uso eficiente y sostenible de este recurso.

También se ha tenido presente las necesidades de los jóvenes, dotando el parque con un equipamiento deportivo en madera para que puedan practicar ejercicio al aire libre disfrutando del entorno.

El Parque El Recorral en Rojales o el Parque Inundable la Marjal en la Playa de San Juan, puesta en marcha por el Ayuntamiento de Alicante y Aguas de Alicante – empresa participada de Hidraqua- son otros ejemplos de infraestructuras hídricas que se integran en el paisaje y que, además de cumplir con su función hidráulica, mejoran la calidad de vida de los vecinos y vecinas al ofrecer un área para su uso y disfrute.