La Guardia Civil de Alicante investiga la agresión a 6 de sus agentes, tras una alteración del orden público ocurrida el pasado domingo día 18 de octubre, en la localidad de Pego (Alicante).

El pasado domingo, día 18 de octubre, agentes de la Guardia Civil de Pego se encontraban realizando un servicio preventivo de seguridad en un partido de fútbol, entre dos equipos pertenecientes al grupo 5 de la liga preferente: el Pego CF y el CF Gandía.

En el momento de acabar el partido, sobre las 18:30 horas, la Guardia Civil detectó que en los exteriores del campo se había concentrado un centenar de personas, al parecer contrarias al equipo visitante.

En previsión de que se pudiera producir un mayor tumulto y a fin de evitar cualquier altercado entre los dos grupos, se solicitó apoyo de la Unidad de Seguridad Ciudadana (USECIC) de la Comandancia de Alicante.

Pasados apenas unos instantes de la llegada de los nuevos guardias civiles, algunas personas comenzaron a lanzar objetos contra los vehículos policiales y contra ellos (piedras, botellas de cristal, adoquines e incluso una tapa de alcantarilla).

Como consecuencia, seis agentes resultaron heridos debido a las agresiones sufridas y parte del material antidisturbios quedó dañado.

Finalmente, la Guardia Civil consiguió escoltar, sin que se produjeran otro tipo de percances, a toda la plantilla, al equipo técnico y a los aficionados del CF Gandía hasta sus vehículos.

Al día siguiente, se produjo la detención de uno de los protagonistas del altercado del domingo, un joven de 24 años, vecino de la localidad de Pego, al que se le imputan los delitos de desórdenes públicos, atentado a agentes de la autoridad, desobediencia grave y un delito de odio.

La investigación continúa abierta para esclarecer las agresiones sufridas por los agentes.