El coronavirus ha trastocado por completo rutinas y tradiciones en este año 2020, y el Día de Todos los Santos no es menos. Para evitar que se produzcan masificaciones en el cementerio de la ciudad, el Ayuntamiento de Alicante pide ayuda a la ciudadanía: ir a presentar los respetos a sus seres queridos durante las semanas previas de forma escalonada, sin necesidad de esperar hasta el día festivo.

El Concejal de Seguridad y Tráfico del Ayuntamiento de Alicante, José Ramón González, ha mantenido hoy una reunión con los técnicos municipales de Seguridad a la que ha acudido la Policía Local, Protección Civil, Gestión de Emergencias, Cementerio y el servicio Médico y de Prevención para coordinar y preparar un amplio dispositivo especial con motivo de la festividad de Todos los Santos 2020 en este año de pandemia, que va a contar con un Plan de Contingencia Covid que garantice la seguridad y salud en el Cementerio de Alicante ‘Nuestra Señora del Remedio’.

En esta edición, dentro de las medidas extraordinarias previstas que se van a llevar a cabo de seguridad en el Camposanto la Policía Local y los voluntarios de Protección Civil van a controlar el aforo, limitando el tiempo de permanencia en el interior, todos los visitantes tienen que venir con mascarillas y gel, se debe mantener las distancias y respetar las entradas y salidas con vías de circulación, se pondrá Gel hidroalcohólico y habrá megafonía para reforzar los mensajes.

El concejal de Seguridad tras la reunión ha solicitado a los ciudadanos que “este año se realice de forma escalonada la visita al Cementerio durante estas dos semanas previas para evitar aglomeraciones en día de Todos los Santos”, y destacado que “el operativo especial va a contar con más Policías, voluntarios de Protección Civil y máximo control de aforos y medidas para evitar aglomeraciones y garantizar la seguridad y salud de todos frente al Covid”.

Por ello, el Ayuntamiento ha establecido que el horario especial de apertura y cierre de las instalaciones municipales del Cementerio durante las semanas previas va a ser de 8:00 a 18:00 horas, de forma ininterrumpida en la puerta principal.

Asimismo, la Policía Local cerrará los accesos al interior del cementerio cuando el aforo establecido se complete, se van a habilitar seis entradas y salidas, las paradas de autobuses estarán divididas en llegadas y salidas en sitios diferentes para evitar aglomeraciones. Además se cerrarán las fuentes durante el fin de semana del 31 y 1 de noviembre, no se va a permitir estancias prolongadas y se avisará por megafonía, y se pide a los ciudadanos que accedan por el lugar más cercano al que van a visitar siempre respetando los circuitos.

La Policía Local y los voluntarios patrullarán también con bicicletas distribuidos por varios puntos del Cementerio y a pie por el interior para recordar todas las medidas, garantizar que se cumplen las distancias de seguridad y los itinerarios para dirigir la circulación de las personas usuarias, con el fin de evitar aglomeraciones y prevenir el contacto.