La Guardia Civil de Alicante ha recatado un ejemplar de tortuga marina de la especie Boba (Caretta caretta). Esta especie se encuentra protegida y en peligro de extinción.

El Servicio Marítimo de la Guardia Civil de Alicante rescató el pasado día 4 de febrero una tortuga de la especie Boba. El animal fue avistado por la tripulación a 30 millas náuticas de la costa del Pilar de la Horadada, mientras realizaban servicio de vigilancia a bordo de la embarcación Río Oja por esa zona. La tortuga nadaba con dificultad y no se sumergía con normalidad. 

En una embarcación auxiliar, dos componentes se aproximaron hasta ella para rescatarla. Posteriormente fue trasladada al Centro de Recuperación de Especies de Santa Faz, donde los veterinarios han valorado que pueda padecer alguna enfermedad ocular. El ejemplar tenía numerosos parásitos. 

Una vez que los especialistas realicen un exhaustivo examen de su estado de salud, será trasladada al Oceanográfico de Valencia, por ser éste un centro especializado en la conservación de este tipo de especie marinas, para su tratamiento, recuperación y custodia.

La Tortuga Boba, se encuentra protegida y en peligro de extinción según el Convenio sobre el Comercio Internacional de Especies Amenazadas de Fauna y Flora Silvestre (CITES), siendo además una especie que se enfrenta a numerosas amenazas que provocan la muerte de gran cantidad de ejemplares, tanto por la ingestión, como por el atrapamiento en artes de pesca, tales como palangres, redes fantasma, etc. También por la contaminación del mar, ya que la presencia de plásticos que confunden con alimento, es ingerida de forma accidental por estas tortugas.

El pasado 19 de noviembre de 2020, el Seprona de Alicante recuperó otro ejemplar de esta especia. En aquella ocasión estaba herida, porque tenía un anzuelo en su interior.