El edil Manuel Villar, Concejal Síndico del Ayuntamiento de Alicante, ha participado esta mañana en la tradicional prueba de la apertura de la hornacina donde se guarda la Reliquia de la Santa Faz. En la ceremonia también han estado presente el secretario del Ayuntamiento de Alicante, Gonzalo Canet, el deán del Cabildo de San Nicolás, Ramón Egío, y el capellán del monasterio, José Luis Casanova.

De acuerdo al protocolo establecido, Villar ha aportado dos de los cuatro llaves que abren la hornacina. Las otras dos las custodian las religiosas de clausura del convento, en la actualidad Monjitas de la Sangre. Con las cuatro llaves en las cerraduras de la hornacina, ha sido el capellán del monasterio, José Luis Casanova, el encargado de la apertura de la urna donde se custodia la reliquia.

Este año y a diferencia de los anteriores, la tradicional prueba de llaves, se ha celebrado en un acto a puerta cerrada y guardando estrictamente las medidas de seguridad y distanciamiento a que obliga el decreto del estado de alarma establecido por el gobierno. Sólo han participado en la ceremonia de apertura las cuatro personas indicadas.