Isabel Adrados lidera la investigación en esta iniciativa conjunta de la Universidad de Elche y el CSIC, financiada mediante micromecenazgo

Proporcionar información para desarrollar terapias preventivas para niños con predisposición a tener cáncer cerebral es la base del #ProyectoCancerFree-Cómo frenar el cáncer cerebral infantil antes de que empiece. La investigadora del Instituto de Neurociencias, centro mixto de la Universidad Miguel Hernández (UMH) de Elche y el Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC), Isabel Adrados Morán, del grupo de investigación de la doctora María Domínguez, lidera este proyecto de micromecenazgo, que aportará conocimiento sobre cómo frenar la formación del tumor antes de que empiece. 

Según la doctora Adrados del Departamento de Neurobiología del Desarrollo del Instituto de Neurociencias, la mayoría de los cánceres adultos se originan por interacciones entre los genes de la persona y los factores ambientales como el tabaco, una mala dieta, las infecciones, el sol o las sustancias contaminantes. Sin embargo, el cáncer infantil suele estar causado casi enteramente por factores genéticos. 

El concepto susceptibilidad genética se ha referido a los factores genéticos que hacen que un individuo sea más o menos vulnerable a una enfermedad. Por el contrario, los genes de resiliencia (capacidad de adaptación de un ser vivo frente a un agente perturbador o un estado o situación adversos) se refieren a los factores de ‘protección’. Se calcula que uno de cada 15 mil personas porta un gen de resiliencia a enfermedad y, hasta ahora, han sido muy difíciles de identificar.  

El objetivo de CancerFree es buscar esos genes mediante el empleo de un marco de trabajo en el que el objeto de estudio es la genética de los individuos ‘sanos’ que, a pesar de tener genes de susceptibilidad (oncogenes), permanecen libres de tumor. El proyecto CancerFree aportará información sobre los mecanismos y las adaptaciones aún desconocidas que subyacen a esta resistencia frente a la aparición de cáncer de algunos individuos con predisposición genética a padecerlo.

Es decir, identificará genes de “resiliencia” al cáncer cerebral infantil, lo que ayudará a predecir su riesgo real y mejorar su prevención. Además, el equipo de investigación podrá descubrir cuáles son los mecanismos que ayudan a fortalecer el sistema inmune innato y hacerlo más resistente frente a la aparición de cáncer y cómo promover estos mecanismos en individuos vulnerables para prevenir la enfermedad.   

Según la doctora Isabel Adrados, conceptualmente, una de las mayores dificultades de estudiar individuos ‘sanos’ es determinar si la ausencia de la enfermedad se debe a la ausencia de uno o varios de los genes de susceptibilidad; a factores ambientales; o a factores genéticos adicionales que ‘protegen’.

Proyecto pionero

El grupo de investigación de la doctora Domínguez ha sido pionero en las búsquedas genéticas de alto rendimiento para identificar nuevos genes causantes de cáncer, mediante la utilización de Drosophila melanogaster, la mosca de la fruta, como modelo de estudio. Por tanto, CancerFree sentará un precedente en la investigación en prevención del cáncer y proporcionará información para desarrollar terapias preventivas para niños con predisposición a tener cáncer cerebral, así como para detección, diagnóstico real y tratamientos en etapa temprana

El objetivo es que, en el futuro, las pruebas genéticas se centrarán tanto en los factores de riesgo (genes que promueven que un individuo desarrolle cáncer) como en los factores de protección (genes que frenan la aparición de tumores, que son mucho menos conocidos) para poder predecir el riesgo real y la predicción de la respuesta al tratamiento.

Se ha comprobado que padecer cáncer a una edad temprana induce a un desgaste en el sistema fisiológico que puede provocar un síndrome de fragilidad en la edad adulta, caracterizado por un aumento de la vulnerabilidad a situaciones estresantes que promueve un mayor riesgo de sufrir efectos de salud adversos como caídas, discapacidad, hospitalización e incluso la muerte. Por tanto, el beneficio de prevenir este tipo de tumores en edad infantil sería de un valor incalculable.  

El proyecto está financiado de forma colectiva mediante la plataforma de micromecenazgo de FECYT, PRECIPITA. Todo el que quiera puede contribuir en https://ciencia.precipita.es/CANCERFREE. No obstante, el Vicerrectorado de Transferencia e Intercambio de Conocimiento de la UMH está trabajando en la mejora de la interfaz del portal de mecenazgo Alhena de la Universidad, con el fin de albergar los proyectos de investigación, culturales y deportivos, que cuenten con el sello de interés social, promovidos por investigadores de la UMH.