La concejalía de Seguridad del Ayuntamiento informa que a partir de hoy y durante los fines de semana la Policía Local de Alicante va a intensificar los controles de tráfico de alcohol y sustancias estupefacientes durante el verano.

La Unidad de Atestados de la Policía Local junto con el servicio Nocturno y el Grupo Operativo de Intervención Rápida -GOIR-  organizarán durante las noches y madrugadas de los viernes al domingo, un refuerzo con un total de siete agentes, que se suman a los dispositivos preventivos que de forma habitual se vienen realizando semanalmente.

El concejal de Seguridad, José Ramón González hizo un llamamiento a “evitar consumir alcohol si se va a conducir poniendo en peligro su vida y la de los demás conductores y peatones” explicando que con el objetivo de realizar una campaña preventiva se ha puesto en marcha este refuerzo con nuevos controles que estarán distribuidos en las zonas de entradas y salidas de la ciudad y próximas a los lugares de ocio.

Según fuentes policiales el pasado fin de semana se produjo un incremento de accidentes con conductores que dieron positivo en la tasa de alcoholemia provocando uno de ellos un incendio al impactar conduciendo bajo los efectos del alcohol contra un camión, y en los controles que se organizaron se denunciaron a un total de siete personas que dieron positivo en alcohol y sustancias estupefacientes y fueron puestos a disposición judicial por un delito contra la seguridad vial y por un presunto delito contra la salud pública y tenencia de estupefacientes.

Además, el edil de Seguridad defendió la necesidad de “crear una mayor sensibilización y conciencia social entre los ciudadanos para erradicar el consumo de alcohol y drogas en los conductores, ya que supone un gran peligro y está directamente relacionado con una mayor accidentalidad, así como repercute en un incremento de mortalidad al ser un factor relacionado con un peor pronóstico en las lesiones sufridas”.

Medidas «necesarias y positivas»

Desde la Policía recuerdan que conducir con una tasa de alcohol superior a 0,60 miligramos por litro supone la comisión de un delito contra la seguridad vial, y puede conllevar penas de prisión y un año de retirada del carnet, y con índices de entre 0.25 y 0.6 miligramos una denuncia administrativa con multas y la retirada de puntos. La Policía Local cuando un conductor da positivo inmoviliza el vehículo y tramita el atestado en función de la tasa de por un delito contra la seguridad vial. Por su parte informar que la negativa a realizar el control también esta tipificado en el Código Penal, y puede acarrear penas de prisión.

Para el Ayuntamiento estas medidas está comprobado que son “acciones necesarias y positivas”, ya que retiran de circulación los vehículos y los conductores que van bajo los efectos del alcohol y las drogas, y desde el consistorio esperan a su vez reducir con ellas los positivos en los controles de tráfico que se realicen.

También te puede interesar

Aparatoso incendio al impactar un vehículo contra un camión en la rotonda de Miriam Blasco

Alicante planta cara al botellón: mil sanciones en dos meses