La concejalía de Seguridad del Ayuntamiento de Alicante, dirigida por el edil José Ramón González, informa que la Policía Local ha desalojado y disuelto dos fiestas en viviendas esta madrugada que se estaban celebrando en la calle Rabasa y la avenida de Alcoy y sancionado a trece personas por desobediencia, dentro de los dispositivos nocturnos con inspecciones, vigilancia y controles organizados para garantizar el estado de alarma y el cumplimiento de las medidas de seguridad y salud establecidas para hacer frente a la pandemia en Alicante.

La Policía fue alertada sobre las 23.45 horas, a través de varias llamadas que denunciaban ruidos y no podían descansar porque, un inquilino de una vivienda ubicada en la calle Rabasa, estaba realizando una fiesta en su domicilio. Los agentes se trasladaron de inmediato comprobando que varias personas estaban celebrando una fiesta, y desde la vía pública se escuchaban y eran perceptibles los ruidos de música, gritos y voces, por ello los identificaron y levantaron acta de denuncia por infracción a la ordenanza municipal sobre protección contra ruidos y vibraciones de Alicante, con una sanción de 750 euros.

Asimismo los agentes también intervinieron pasadas las 02.30 horas de esta madrugada en otra vivienda, en esta ocasión, ubicada en la avenida de Alcoy, tras varias llamadas de vecinos donde los agentes comprobaron que estaba la música muy fuerte y se celebraba una fiesta en el interior de un piso, los agentes requirieron a los inquilinos que la quitaran, y fueron sancionados.

En este último caso, la Policía comprueba que en la fiesta hay más de seis personas, y dos de los invitados no convivían en la vivienda, por lo que fueron también denunciados por encontrarse fuera de su domicilio, incumpliendo el horario establecido por el toque de queda, sin causa justificada.

El concejal de Seguridad, José Ramón González, ha realizado un llamamiento a la “responsabilidad de todos por el incremento de contagios que se están produciendo, y al cumplimiento estricto de todas las medidas de seguridad y prevención higiénico sanitaria, debemos evitar reuniones sociales, fiestas y botellones”, al tiempo que ante el número de fiestas en viviendas ha instado a “denunciarlas porque la Policía Local acude y las sanciona por el bien y la protección de la salud de todos, ya que se están dando muchos brotes de contagios sociales de Covid en estas reuniones”.

Por su parte la Policía Local ha denunciado a trece personas por desobediencia, dos varones fueron sancionados a la 01.05 horas en la calle Virgen de los Lirios, mientras deambulaban por la vía pública, incumpliendo el toque de queda, sin causa justificada. Así como pasadas las tres de la madrugada a otras personas que se encontraban en la vía pública en las calles Escultor Bañuls y Ávila, y entre los argumentos esgrimidos que aportan para justificar su desplazamiento a los agentes se encuentran visitas a amigos o las compras de productos alimenticios básicos como un paquete de pipas en una tienda 24 horas.

Concretamente, en el marcó de las inspecciones y vigilancias llevadas a cabo por la Policía Local de Alicante en materia de consumo de alcohol, fue denunciado el gerente de una tienda 24 horas, ubicada en la calle Ávila, destinada a la venta menor de productos alimenticios, por vender alcohol a la clientela después de las 22.00 horas.

Por último, sobre las 23.30 horas, en la calle Pinoso con General Espartero, una dotación de Policía Local perteneciente al servicio Nocturno, interceptaba un vehículo cuyo conductor, tras ser sometido a las pruebas de alcoholemia, arroja un resultado positivo, siendo denunciado administrativamente y el vehículo remolcado por una grúa  hasta el depósito municipal.