La Guardia Civil de Alicante ha conseguido localizar y detener, en el corto plazo de dos horas, a los presuntos autores de un delito de detención ilegal, extorsión y amenazas, ejercido sobre otro hombre, español de 45 años.

Los detenidos, dos hombres españoles de 36 y 41 años, tras pasar a disposición judicial, han quedado en libertad con una orden de alejamiento sobre la víctima. La víctima, tras ser liberada, también fue detenida e ingresó en prisión por constar sobre él una orden de búsqueda, detención e ingreso en prisión.

Eran las 15:30 horas de la tarde, cuando una mujer acudió al cuartel de la Guardia Civil de Crevillente para denunciar que su marido acababa de ser introducido a la fuerza por dos hombres en el interior de una furgoneta, cerca del portal de su casa en Albatera. Su marido había contraído una deuda de dinero y esos hombres querían cobrársela.

Ante la gravedad de los hechos denunciados, la Guardia Civil decidió desplegar de inmediato un amplio dispositivo de localización e intervención, que incluía al Equipo de Policía Judicial de Crevillente, a agentes de todas las localidades cercanas en un amplio radio, e incluso al Equipo de Homicidios porque, tal y como había sido el modo de actuar de los dos hombres, la mujer temía por la vida de su marido.

Los datos con los que contaban eran pocos, pero de relevancia: tenían el número de matrícula del vehículo y la posibilidad de ubicar la posición del teléfono del marido, porque todavía no estaba apagado. Sin embargo, cada minuto que pasa en este tipo de hechos, es de vital importancia cuando se busca un desenlace favorable.

Sobre las 17:00 horas, la furgoneta fue localizada en las inmediaciones de la Plaza del Mar de la ciudad de Alicante, aparcada y vacía en el interior. En ese momento, los agentes temían que los secuestradores hubieran hecho un cambio de vehículo. Un barrido minucioso realizado por la zona, permitió observar a lo lejos, en la playa, a tres individuos cuya descripción coincidía con lo que estaban buscando. El acercamiento hasta ellos tuvo que ser extremadamente sigiloso para no levantar sospecha.

Finalmente, la Guardia Civil detuvo a los dos hombres como presuntos autores de los delitos de extorsión, detención ilegal y amenazas, y liberó a la víctima, aunque sólo momentáneamente. Sobre este hombre constaba una orden de búsqueda, detención e ingreso en prisión, por un Juzgado de Alicante y también acabó detenido.

Tras pasar los tres a disposición judicial, los presuntos autores de la detención ilegal quedaron en libertad con orden de alejamiento y su víctima, un español de 45 años, en prisión, por requisitoria judicial