La ciudad de Nueva York ha decidido apostar por la tecnología Navilens en su transporte público, concretamente en el metro, para hacer más accesible su sistema de transporte por excelencia. Este sistema ha sido desarrollado por la empresa Neosistec y el Laboratorio de Visión Móvil de la Universidad de Alicante. Este programa permite orientar a personas con discapacidad visual a través del uso de la aplicación Navilens en dispositivos móviles.

Por el momento, la Autoridad Metropolitana del Transporte ha instalado, a modo de proyecto piloto, la tecnología Navilens en la estación de de Jay St – Metrotech, una de las más concurridas de Nueva York. La estación cuenta con cerca de 100 códigos Navilens que permiten la orientación de personas con discapacidad visual a través de un innovador sistema de flechas visuales que implementa la realidad aumentada y ofrece información en tiempo real con tan sólo apuntar al código.

La señalética que se utiliza está basada en códigos BIDI la cual, a diferencia de otros marcadores como los códigos QR, posee un potente algoritmo basado en visión artificial. Este código, patentado a nivel mundial y desarrollado por la empresa Neosistec y la Universidad de Alicante permite ser leído a 12 veces mayor distancia que los códigos QR de igual tamaño, con 160 grados entre la cámara y el código y en tan sólo 0.03 segundos, sin necesidad de enfocar o encuadrar, lo que mejora de forma sustancial las prestaciones de los códigos QR.

Este código supone una revolución en el guiado en interiores, donde no hay señal de GPS. La aplicación NaviLens ayuda a las personas con discapacidad visual a acceder a la misma información que ofrece la señalética a las personas que ven, con gran precisión en su localización. Las personas con discapacidad visual reciben información auditiva contextualizada cuando escanean cada código en la estación desde muy lejos y sin necesidad de enfocar o encuadrar.

Navilens también opera en Vectalia

La aplicación NaviLens GO, ofrece información de navegación en el interior de la estación, información de destinos de la estación, la información en tiempo real de los tiempos de paso y el estado de la red. Al tratarse de un código que se integra con la señalética existente y no requerir tipo alguno de energía, su escalabilidad es inmediata lo que permite que sea la solución para hacer más accesibles cualquier espacio como Centros Comerciales, Museos, Hoteles, Estaciones de Metro, Hospitales y en general cualquier espacio que cuente con señalización tradicional.

En la actualidad la tecnología Navilens ofrece accesibilidad en el edifico de Ciencias Sociales de la Universidad de Alicante donde se implementó hace unos meses a modo de experiencia piloto y también se está desplegando en los autobuses de Vectalia de Alicante, que ya cuenta con un amplio número de paradas con dichos códigos.

El de Nueva York no es el primer metro en el que se instala la tecnología Navilens que ya se ha probado con éxito en el sistema de transporte subterráneo de Barcelona, así como en su flota de autobuses.

También puede interesarte

La Universidad de Alicante lanza UAdapta, un programa formativo para personas con discapacidad intelectual