El sector del turismo sigue en jaque por la pandemia del coronavirus. En un escenario completamente cambiante, muchas empresas no saben a qué atenerse: destinos que abren y cierran fronteras, barrios y ciudades que se confinan de un día para otro, zonas tradicionalmente turísticas con plantas hoteleras prácticamente paradas y viajeros con miedo a subirse a un avión.

Ahora, con la temporada otoñal trayendo malas perspectivas pese al ligero oasis que en algunos lugares ha supuesto el puente de octubre, la aerolínea británica de bajo coste Jet2 ha anunciado que todos sus vuelos a Alicante estarán cancelados hasta, al menos, mediados de febrero de 2021.

Esta decisión, según la propia aerolínea ha comunicado públicamente, se debe a la situación de «incertidumbre» que se vive actualmente, a la que se suma la cuarentena obligatoria de 14 días que el gobierno británico impone a cualquier persona que acceda al país.

La suspensión de los vuelos de Jet2 entre sus diferentes bases del Reino Unido y Alicante no es aislada: la aerolínea ha tomado la misma decisión para otros destinos turísticos a los que vuela, como Málaga o Faro (Portugal).

La previsión es que todos los vuelos anteriormente previstos entre el 1 de noviembre y el 10 de febrero sean cancelados. La compañía, durante los días restantes de octubre, seguirá operando algunas conexiones dentro de un calendario reducido de vuelos.

Otros destinos españoles como Lanzarote, Tenerife y Gran Canaria tampoco recibirán vuelos de Jet2, aunque sus previsiones no son tan negativas: por el momento, la compañía ha parado las conexiones hasta el próximo mes e irá decidiendo sobre la marcha si las reanuda o, por el contrario, extiende la cancelación unos meses más como ha hecho en Alicante.