Una vez que Ayuntamiento de Benidorm ha aprobado el informe técnico municipal de la Versión Preliminar del Plan Parcial del Sector Ensanche Levante, se va conociendo el contenido de los informes sectoriales y de información y participación pública. Se trata de un total de 15 documentos redactados por las administraciones públicas afectas (Generalitat y Gobierno Central), todos ellos favorables, en algunos casos condicionados a la introducción de algunas justificaciones gráficas o normativas que los promotores del Plan asumen como propias e incorporarán en el documento definitivo.

Uno de esos informes es el emitido por la Conselleria de Sanitat Universal y Salut, suscrito por el Coordinador de Sanidad Ambiente, quien destaca que el desarrollo planteado para dar forma al Plan Ensanche Levante, conforme a la normativa, “tiene unas potenciales repercusiones positivas sobre la salud y el bienestar de la población”.

El técnico asevera que la propuesta “está en consonancia con lo previsto en el Plan de Salud de la Comunitat Valenciana, que entre sus principios incluye la salud en todas las políticas, lo que implica que la salud está influenciada por las condiciones sociales y medioambientales en las que transcurre la vida de las personas, por lo que las actuaciones urbanísticas deben tener en cuenta las repercusiones positivas en la salud poblacional, cuidando de forma especial la salud y seguridad de los colectivos más vulnerables”.

Para la Conselleria de Sanitat Universal, el Plan Ensanche Levante “persigue la mejora del entorno urbano para aumentar el bienestar y el nivel de vida de la sociedad, dotando a la misma de un parque público, diseñando la malla viaria con predominio de paseo peatonal, mejorando así la movilidad sostenible, y además apuesta por construcciones y diseños orientados a reducir la huella de carbono, todo ello utilizando herramientas típicas de una Smart City”.

El informe oficial, favorable al desarrollo del proyecto, señala que la propuesta contempla todo lo exigible en cuanto a calidad del agua de consumo humano, evacuación y tratamiento de las aguas residuales, calidad del aire y protección de la atmósfera, diseño de zonas verdes, evitación de olas de calor, o medidas para evitar la proliferación del mosquito tigre.

CREACIÓN DE UN GRAN PARQUE CENTRAL 
Se destaca la creación de un gran parque central, dos barrios residenciales turísticos de edificación en altura que lo abrazan, una importante malla peatonal exclusiva y un gran bulevar-corredor ecológico en el Derramador.
Los expertos de la Conselleria apuntan que los promotores deben adoptar las medidas necesarias para minorar la emisión de partículas a la atmósfera motivada por las labores propias de movimientos de tierras, circulación, acopios y descarga de materiales necesarios para el normal funcionamiento de las obras, así mismo emisiones contaminantes de la maquinaria necesaria, así como tener en cuenta la normativa sectorial sobre calidad del aire.

Tanto en la fase de construcción como de posterior funcionamiento del plan, se producirá la generación de residuos de diversa naturaleza, “por lo que se deberá tener resuelto su tratamiento controlado, cumplimiento con las disposiciones de la Ley de residuos y suelos contaminados, las establecidas en el Plan Integral de Residuos de la Comunidad Valenciana y demás normativa aplicable”.

En el diseño de las zonas verdes, se recomienda que las plantaciones arbóreas que se vayan a implantar y que se encuentren en zonas de dominio público y en entornos próximos a redes viarias, parques y jardines, prioricen especies arbóreas que no produzcan los pólenes más alergénicos.