Guardamar del Segura es una localidad muy apreciada por locales y forasteros. Una perfecta combinación de naturaleza, gastronomía, tradición y tranquilidad en un pequeño municipio que ve cómo los veraneantes multiplican su población cada estío y que ahora, de la mano de uno de sus más reconocidos chefs, cuenta con un nuevo punto de referencia para los amantes de la buena comida.

Recientemente ha abierto sus puertas la nueva taberna El Fardatxo. Producto de kilómetro cero, de temporada, puro mercado en cada plato con elaboraciones cuidadas y un concepto en el que conjugan con gran equilibrio recetas tradicionales y elaboraciones vanguardistas. Todo ello de la mano de Marco Yera, un curtido chef que, con una dilatada trayectoria en grandes cocinas tanto nacionales como internacionales, ha apostado por Guardamar para presentar en sociedad su personal concepción de la gastronomía.

Y, en esa idea, no falta el producto estrella. Una propuesta gastronómica a apenas unos metros del Mediterráneo no puede comprenderse sin el oro líquido de la dieta autóctona: un aceite de oliva virgen extra que ejerce como principio y final de las elaboraciones, y que busca llevar a los comensales a un peldaño más en su experiencia oleica.

El aceite de oliva virgen extra es fácil de encontrar en cualquier supermercado, pero El Fardatxo no se queda ahí. Más calidad, más nivel y una experiencia más elevada con un producto ya conocido, pero que no por ello deja de sorprender. Para dar ese plus, Marco Yera tuvo clara su apuesta: Selma Millenary Olive Oil. Una firma que, en todas sus modalidades -desde el Selección hasta el Gran Selección y el Orgánico- alimenta el paladar y el alma de quien lo deguste, ya sea en elaboraciones sencillas como ensaladas, tostadas o cremas frías hasta acabados para platos de pescados o, simplemente, degustaciones.

Un homenaje a lo sencillo

El Fardatxo, tal y como lo define su propio impulsor, nace como la cuna de un artesano de la cocina. Un chef que busca condensar en un nuevo local toda la experiencia acumulada en años de fogones al más alto nivel con una receta que se aplica a todos los platos por igual: producto de calidad, sabor, cariño, mercado y cercanía.

La sencillez de un buen pan con un aceite a su altura, lo mejor de la tierra y el mar en cada temporada y una cocina que supone todo un homenaje a lo sencillo: elaboraciones que respetan el sabor natural de cada producto, el mercado como bien supremo y un complemento como Selma Millenary Olive Oil para poner la guinda a cada plato que se sirva en El Fardatxo, el nuevo punto de encuentro para los paladares exigentes en la provincia de Alicante.