El último informe de los laboratorios “Lokímica”, firma encargada por la Mancomunidad de L’Alacantí de la localización y eliminación de plagas de insectos y roedores en la comarca, señala que sus técnicos han identificado los principales focos de proliferación de mosquitos en urbanizaciones, obras y parcelas privadas de El Campello, que albergan hasta el 80% de esos núcleos, en la mayoría de los casos por tener aguas estancadas y por no sanear adecuadamente sus zonas verdes.

Tras las quejas vecinales y las alarmistas denuncias protagonizadas por un partido político de la oposición, Lokímica ha llevado a cabo inspecciones en la zona de Muchavista y las proximidades del cauce del rio Seco, donde se reforzó la labor de fumigación en alcantarillados. Los técnicos localizaron en edificios en obras, solares y urbanizaciones colonias de mosquitos, concretamente en las calles Gastón Castelló, El Greco, San Sebastián y Avenida Fabraquer, en áreas de vegetación abundante y descuidada, que se convierten así en “potenciales focos de proliferación”. 

Los técnicos calculan que hasta el 80% de los focos se localizan en terrenos privados, y señalan que si no se realizan en esos espacios labores de limpieza y mantenimiento, el trabajo de la empresa “no será efectivo en su totalidad”.

La explicación a estos casos es sencilla: los mosquitos se reproducen en zonas húmedas, que pueden ser desde piscinas abandonadas a platos de macetas, juegos infantiles de agua o fosas sépticas.

La constatación de que los focos de mosquitos se localizan en zonas privadas, ha motivado que el concejal de Salud Pública, Rafa Galvañ, haya ordenado más inspecciones para levantar actas y requerir a los propietarios el preceptivo saneamiento y mantenimiento, con apercibimiento de sanción económica si no cumplen la orden

Cauce del río Seco

Los técnicos de Lokímica han procedido también a inspeccionar a pie las zonas inundables del rio Seco, sin que se detectaran larvas ni mosquitos adultos, y sí acumulaciones de gambusia, una especie de pez que se alimenta de ellos.

Sí se detectó, no obstante, la presencia de “quironómidos”, un insecto volador inocuo para el ser humano, que es fitófago (se alimentan de vegetación), no pica y se desplaza en bandadas formando las nubes que los vecinos confunden con mosquitos.

El propio concejal Rafa Galvañ ha contactado con varios administradores de fincas colindantes al rio, que aseguran no tener problemas de mosquitos porque sanean periódicamente sus instalaciones.