La consellera de Justicia, Interior y Administración Pública, Gabriela Bravo ha visitado Gandia acompañada por su alcalde, José Manuel Prieto, para valorar el funcionamiento del dispositivo de seguridad en las playas que este verano se ha incrementado con el proyecto de vigilancia con drones para reducir los ahogamientos en el litoral valenciano.

Gandia es uno de los diez municipios en la Comunitat Valenciana en los que se ha puesto en marcha el proyecto piloto de vigilancia y rescate con aeronaves no tripuladas que se coordinan con los servicios de socorrismo y salvamento de las playas para realizar tareas de apoyo a la vigilancia en la zona de baño y lanzar flotadores a los bañistas en situaciones de riesgo. 

En este sentido Bravo ha explicado que incorporar los drones en las playas «ofrece una respuesta de los pilotos y socorristas más rápida a las personas que se están ahogando. En el momento que una persona presente síntomas de tener problemas en el agua se activa por parte del protocolo de salvamento la aeronave que, en muy pocos segundos, facilitará un salvavidas a esta persona para poder salvarle mientras acuden el resto de los profesionales para poder rescatarla».

«A fecha de 30 de julio ya han fallecido 26 personas por ahogamiento este año en la Comunitat, cifras que no nos podemos permitir», ha asegurado la consellera. 

Asimismo, Bravo ha indicado que «cada vida que salvamos merece la pena la inversión y por eso, vamos a seguir trabajando -en referencia a la campaña stop ahogamientos y al uso de drones en las playas- porque nuestras costas constituyen no solo un valor turístico económico sino también un patrimonio natural insustituible y por eso, la Generalitat apuesta por unas playas seguras, apuesta por inversión en medios tecnológicos para que la seguridad y el salvamiento sean más eficaces».

La titular de Interior ha destacado que Generalitat quiere liderar este proyecto e implantarlo en el resto de todos los municipios costeros porque «estamos viendo que el nivel de satisfacción es importante, basta recordar lo sucedido este pasado martes en Alboraya que gracias a que se pudo activar el dron no solamente se salvó la vida de las dos personas que estaban ahogándose sino que además también la de los propios socorristas que actuaron de forma inmediata dado que no disponían de los medios suficientes para aferrarse a un salvavidas»

Bravo ha destacado que la información que recoge el dron en su software de inteligencia artificial muestra indicadores muy útiles para evaluar su eficacia y estudiar su futura implantación. 

«Es un instrumento que va a trabajar en la prevención porque estos drones también realizan diariamente servicios de vigilancia de las playas y de la situación de las personas que están en el mar y, además, van a ofrecer una información diaria muy importante sobre la velocidad del viento, sobre la calidad y sobre el número de personas que está en el mar y nos va a facilitar trabajar con los sistemas de salvamento y seguridad, ha subrayado.

En su visita a Gandia, la consellera ha subrayado que, esta ciudad, «constituye una de las playas más importantes de la Comunitat Valenciana y uno de los reclamos del turismo nacional por sus 35 banderas azules y por tanto, queremos que tenga todos los instrumentos, todos los medios tecnológicos para que la ciudadanía que venga aquí disfrute de la playa y se sienta segura en las playas de Gandia», ha apuntado Bravo.

En las playas de la Safor además este verano hay trabajando 33 jóvenes contratados en el marco de la estrategia Platges Segures. Los jóvenes realizan tareas informativas sobre las medidas sanitarias vigentes, difunden la información de seguridad que está incluida en el plan de contingencia de cada playa y además, participan en la campaña Stop Ahogamientos puesta en marcha este verano.