Un conductor de autobús llegaba a la parada y, al ver un coche bloqueando el acceso a los pasajeros que tenían que subir y bajar, tocó el claxon. Ese simple gesto, una situación cotidiana para profesionales del volante, fue el detonante de un suceso saldado con la detención de un joven de 21 años y un familiar suyo en Alicante.

El detenido, tras oír el claxon y discutir con el conductor del autobús, se dirigió a su vehículo, mal aparcado en la zona de subida y bajada de pasajeros, y sacó de la puerta del conductor un arma blanca de grandes dimensiones, con la que se dirigió al autobús tratando de agredir a la víctima, el chófer del transporte público.

El intento de agresión ha tenido lugar este martes por la mañana, en una de las paradas de la línea 3 de autobús urbano de Alicante. El conductor del autobús ha sufrido heridas leves en la mano izquierda al tratar de defenderse de una agresión finalmente neutralizada con la intervención de otro conductor de autobús y un joven que se encontraban presentes, y que fueron también quienes dieron el aviso a la policía.

Su acompañante, también detenido

Al llegar a la escena de los hechos, los agentes de policía que intervinieron pudieron comprobar que un familiar del agresor, que se encontraba con él, tenía una orden de búsqueda de un juzgado de Alicante, por lo que fueron ambos detenidos.