La Guardia Civil de Alicante ha detenido a los cinco integrantes de una banda criminal que traficaba con cogollos de marihuana desde una nave industrial en San Vicente del Raspeig.

En los registros, los agentes han intervenido 500 kilogramos de cogollos de marihuana con un alto contenido de THC, 30.000 euros, 40 gramos de hachís, 800 secaderos portátiles, numeroso material para el tratamiento de los cogollos, así como los vehículos empleados para ejecutar la actividad delictiva.  

El pasado 21 de octubre, varios ciudadanos de San Vicente del Raspeig alertaron a la Guardia Civil de un intenso olor a marihuana en las inmediaciones de un polígono industrial de la localidad. 

El Área de Investigación de San Vicente del Raspeig inició las averiguaciones para esclarecer los hechos. En primer lugar ubicaron la nave, situada en pleno polígono, de la que, efectivamente, emanaba un fuerte olor. 

En un primer reconocimiento de las inmediaciones, los agentes apreciaron una infraestructura y un trasiego de personas y vehículos que les indujo a la sospecha de que en su interior debía haber una cantidad considerable de esta sustancia. 

En un momento dado, los agentes vieron salir un camión frigorífico de la nave que tomaba dirección a la autovía. Decidieron darle el alto y el conductor, lejos de hacer caso a las señales de los agentes, emprendió la huída. Los agentes se vieron obligados a bloquearles el paso con el vehículo oficial, obligándolos a detener el camión. Al abrir la puerta trasera del camión, hallaron apiladas un gran número de bolsas de basura, llenas de cogollos de marihuana: en total, 325 kilogramos. 

Inmediatamente, los agentes solicitaron la entrada y el registro de la nave industrial de la que procedía camión, así como la de la vivienda en la que residían los cinco autores. En la nave, localizaron otros 150 kilogramos de cogollos, preparados en cajas de cartón. Además, encontraron 800 secaderos portátiles de un metro cuadrado, un millar de cajas vacías, deshumidificadores, básculas y una importante infraestructura material para el secado de la marihuana. En la vivienda, los agentes incautaron marihuana y hachís envasados en pequeñas dosis, además de 500 euros.  

El líder, se encargaba de alquilar los vehículos con los que la banda hacía los transportes de la marihuana. Era el encargado de organizar la logística y el que daba las instrucciones al resto de los componentes.

Otras dos personas eran las encargadas de trasportar la mercancía en camiones frigoríficos. Los dos últimos, eran los encargados de guardar la droga dentro de la nave. Hacían turnos para dormir en las instalaciones y evitar la entrada de ninguna persona ajena a la organización. 

Tenían dada de alta una empresa ficticia de comercio legal de fibra de cáñamo para eludir la acción policial. Tras ser descubiertos, alegaban que la sustancia intervenida no contenía ningún principio psicotrópico, si bien, el análisis efectuado ha arrojado que se trata de marihuana con un alto contenido en tetrahidrocanabinol, principal constituyente psicoactivo del cannabis. 

La investigación se llevó a cabo en apenas una semana, ante el riesgo de que los autores detectaran la vigilancia policial y optaran por darse a la fuga. 

Han sido detenidas cinco personas como presuntas autoras de un delito de tráfico de drogas, y pertenencia a organización criminal. Se trata de cinco varones de entre 27 y 49 años, uno de nacionalidad holandesa, otro de nacionalidad suiza, otro de nacionalidad sueca, otro de nacionalidad francesa, y el último de nacionalidad española.

Tras ser puestos a disposición judicial, la Autoridad ha decretado el ingreso en prisión de tres de ellos. Los otros dos, han quedado en libertad con cargos. 

En esta operación, la Guardia Civil ha intervenido 500 kilogramos de cogollos de marihuana; 30.000 euros, de los cuales 29.500 se encontraban ocultos bajo la carcasa del salpicadero del vehículo del líder de la banda; 40 gramos de hachís; 800 secaderos portátiles; numeroso material para el tratamiento de los cogollos; así como los vehículos empleados para ejecutar la actividad delictiva.

La droga intervenida, que pretendía ser exportada a Suiza, dónde habría alcanzado en el mercado ilegal, un valor de 750.000 euros.

También te puede interesar: