joyas intervenidas por la Policía Nacional

Desarticulado un grupo criminal itinerante especializado en robos con violencia y hurtos ‘amorosos’

Por

Agentes de la Policía Nacional han desarticulado un grupo criminal itinerante especializado en la comisión de robos con violencia y hurtos amorosos. Los detenidos cometían este tipo de delitos sobre personas de avanzada edad aprovechándose de distracciones, abrazos u ofrecimientos sexuales para sustraerles las joyas o relojes que portaban.

Las primeras pesquisas se iniciaron el pasado mes de enero, cuando los agentes tuvieron conocimiento de un robo con violencia en el que los autores habían empleado la técnica del ‘abrazo amoroso’ para sustraer un reloj de alta gama a un varón de avanzada edad.

En su denuncia, la víctima narró a los agentes que mientras se disponía a entrar al garaje de su vivienda se le acercó una mujer joven hasta la ventanilla de su vehículo y le propuso mantener relaciones sexuales.

El varón al no conocer de nada a esta mujer y no entender su comportamiento comenzó a alterarse y acto seguido aparecieron dos personas más, un hombre y otra mujer, que tras agarrarle de la muñeca comenzaron a forcejear con él hasta conseguir arrebatarle el reloj que portaba.

Tras la sustracción, las tres personas emprendieron la huida a bordo de un vehículo, siendo perseguidos por la víctima por diversas calles hasta que finalmente los perdió de vista.

Un grupo criminal con una gran movilidad geográfica

Con la información y las características aportadas por parte de la víctima en relación a estas personas y del vehículo utilizado para cometer los hechos, los agentes comenzaron una investigación en la que se pudo relacionar a los autores con otros hechos delictivos cometidos en distintos puntos del territorio nacional.

Se trata de un clan familiar perfectamente organizado, con una gran movilidad geográfica y reparto de funciones, cuya especialidad delictiva se basaba en la comisión de los conocidos como hurtos ‘amorosos’, donde abordaban a personas de avanzada edad con ofrecimientos sexuales o simulando conocerlos y darles abrazos para ver qué objetos de valor portaban encima y sustraérselos.

Los objetos que buscaban sustraer siempre eran joyas, tanto cadenas de oro con sus colgantes, como relojes de alta gama y de gran valor actuando en pareja, siendo las mujeres las que bajaban de los vehículos para cometer los hechos delictivos en primera persona mientras los hombres permanecían a la espera en el interior de los vehículos para facilitar una huída rápida tras la comisión del robo.

Los varones también colaboraban en caso de que la víctima se percatara de la sustracción, no dudando en utilizar la violencia sobre ellos con el fin de apoderarse de los objetos de valor.

Los integrantes del clan familiar alquilaban viviendas alejadas del casco urbano para pasar desapercibidos, desde las cuales se desplazaban a localidades cercanas para buscar potenciales víctimas, siempre personas de avanzada edad, realizando las reservas de los alojamientos a nombre de otras personas que no tenían antecedentes policiales para así no ser detectados por la policía.

En cuanto a los desplazamientos, los realizaban en vehículos que adquirían utilizando documentación de terceras personas que no tenían relación alguna con ellos, incluso nombres de personas ya fallecidas, cambiando de vehículo con gran frecuencia para así dificultar la labor policial.

Sobre los efectos sustraídos, se trataban de joyas y relojes de gran valor, que tras sustraerlas, otros miembros de la organización las vendían a receptadores con los que tenían contacto, para así no ser detectadas en el mercado legal.

Analizadas todas las gestiones tendentes al esclarecimiento de los hechos, los investigadores localizaron uno de los vehículos utilizados para cometer los ilícitos y tras realizar diversas vigilancias y seguimientos se consiguió primeramente identificar a dos de los miembros del clan familiar que fueron detenidos cerca de Pilar de la Horadada.

Estas primeras detenciones llevaron a los agentes hasta la pedanía murciana de Aljucer, donde los miembros del clan tenían alquilada una vivienda que era utilizada habitualmente por ellos para alojarse y desde donde se desplazaban a localidades de la zona en busca de posibles víctimas.

En torno a dicho domicilio, los agentes establecieron un dispositivo con el que se obtuvo la detención de otras dos personas más, hombre y mujer, miembros del mismo entramado criminal.

Tras las detenciones, se realizó un registro en el domicilio donde se intervinieron diversas joyas, teléfonos móviles de alta gama y dinero en efectivo.

Cuatro hechos esclarecidos tras las detenciones realizadas

Con estas detenciones se ha conseguido esclarecer cuatro hechos delictivos de las mismas características ocurridos en las localidades de Monóvar (Alicante), El Algar (Murcia) y Los Alcázares (Murcia), lugares donde los detenidos cometieron los hechos utilizando el mismo modus operandi del hurto ‘amoroso’.

En el caso de Monóvar, se cometieron dos hechos similares. En el primero de ellos la víctima de 83 años, fue abordada por una mujer que tras abrazarle le intentó sustraer una cadena de oro que portaba en el cuello, no consiguiéndolo ya que al percatarse de la sustracción, la víctima comenzó a gritar y la autora huyó rápidamente del lugar.

El segundo hecho fue de la misma similitud, la víctima, también de 83 años, fue igualmente abordada por una mujer que tras abrazarle consiguió sustraerle un collar de oro con una medalla.

El hecho cometido en la localidad de El Algar, fue sobre un varón de 74 años, que tras realizar unas compras en una farmacia de la localidad, en este caso, se le acercó una mujer y con el pretexto de mantener sexo con él intentó alejarle a una zona más apartada.

La víctima que conocía el modus operandi utilizado porque ya había sufrido con anterioridad un hecho similar, protegió sus pertenencias de valor por lo que esta mujer se marchó sin conseguir su objetivo.

El último delito se cometió en los alrededores de un supermercado de Los Alcázares (Murcia). La víctima, de 81 años, se encontraba en el parking tras realizar unas compras cuando se la acercó una mujer y comenzó a darle besos y abrazos, ayudándole a subir a su vehículo y marcharse rápido, percatándose después que le faltaba una cadena de oro con un colgante valorado en 500 euros.

En total, fueron cuatro las personas detenidas, dos hombres y dos mujeres, de nacionalidad rumana, de entre 28 y 31 años de edad, todos ellos con multitud de antecedentes por hechos similares, los cuales fueron puestos a disposición de los Juzgados de Instrucción de Orihuela y Murcia.

Se decretó el ingreso en prisión para dos de los detenidos, siendo uno de ellos el cabecilla de la trama y una de las mujeres detenidas, ambos habían sido dos de los autores del robo que dio origen a la investigación.

La investigación ha sido llevada a cabo por el Grupo de Delincuencia Especializada de la Brigada de Policía Judicial de la Comisaría Provincial de Alicante, participando y apoyando en el traslado de los detenidos, agentes de Seguridad Ciudadana de la Comisaría de Policía Nacional de Orihuela y de la Jefatura Superior de Murcia.

Por su parte, los agentes continúan con las gestiones investigativas, en relación a localizar a más posibles víctimas, no descartándose la detención de más personas integrantes de la organización criminal.

Leave a Comment

Your email address will not be published.

También te puede interesar

Lo último

Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón de ACEPTAR, aceptas el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos.    Configurar y más información
Privacidad