El curso escolar 2020-2021 ya está en marcha con todas las medidas de seguridad anti coronavirus. Tras meses de incertidumbre, trabajo en desarrollar protocolos sobre lo desconocido y preparación psicológica de profesorado y alumnado, parece que en casos de crisis, la solución es universal: la educación a distancia. La pandemia sirvió para valorar la importancia de contar con las herramientas adecuadas y cómo internet acorta distancias, aporta valor y educa tanto o más que las clases en vivo. Y en ese ámbito se mueve la start-up Qungle.

Desde febrero de 2020, como si de una premonición se tratase, Qungle conecta a través de una plataforma online a alumnos y profesores particulares para la impartición de clases a distancia. La web funciona como un aula virtual que, poco después de su lanzamiento, se convirtió en el refuerzo que alumnos, profesores y padres no sabían que les podía hacer falta. 

Qungle, durante las primeras semanas de confinamiento, llegó a un acuerdo con sus profesores para dar clases de forma gratuita a todos los alumnos posibles. Una medida extraordinaria que trataba de aportar un granito de arena a un momento educativa y profesionalmente complicado y que fue de gran ayuda para reforzar diferentes materias ante la incertidumbre de unos exámenes finales, incluso Selectividad, que se acercaban.

Ahora, cualquier alumno puede acceder a clases particulares online desde 6 euros la hora, contando con un profesor especializado con la seguridad y garantías que proporciona la educación online. Qungle cuenta con profesores para asignaturas de ESO y Bachiller como Matemáticas, Física, Lengua, Economía o Historia, clases universitarias de diferentes ámbitos (Estadística, Macroeconomía, Psicometría y mucho más) e incluso educación para adultos, con materias como Inglés, hablar en público o control de la ansiedad. 

Un amplio abanico de materias para reforzar y aprender desde casa, además, con la seguridad de poder seguir estudiando ante cualquier escenario. Profesores que cuentan con una vía extra de ingresos y alumnos y padres que tienen la tranquilidad de tener un refuerzo educativo cómodo, práctico, económico y, sobre todo, que funciona.