La Navidad es una época especial. Independientemente de la creencia (o no) de cada persona, estas fiestas se viven con una aproximación cultural y tradicional que, en muchas ocasiones, trasciende a lo religioso para formar parte de un costumbrismo colectivo. Son días de reuniones, celebraciones y actividades estacionales con las que la mayoría disfruta de su tiempo libre. Y, para ello, nada como disfrutar de diferentes excursiones navideñas en la provincia de Alicante.

No es necesario ponerse las gafas de sol ante la iluminación de Nueva York (ni la de Vigo) o ver el clásico árbol iluminado en la madrileña Puerta del Sol para encontrar planes navideños de lo más atractivos. Sin salir de la provincia hay infinidad de destinos y actividades a realizar, además de -por las características propias de muchas localidades alicantinas- contar con rasgos muy distintivos en estas fechas. Aquí van cinco planes. 

El -casi- obligatorio Belén de Tirisiti

Incluso para quienes no son creyentes ni participan del componente religioso de la Navidad, las figuras del Belén son prácticamente un fijo en la decoración de estas fechas. Y, en Alcoy, se encuentra uno de los más espectaculares que pueden verse. El tradicional Belén de Tirisiti, declarado Bien de Interés Cultural, vuelve con sus representaciones 

Durante estas fechas, Alcoy se conoce como la ciudad de la Navidad. Y el Belén de Tirisiti tiene mucho que ver en ello. Surgido en el siglo XIX, su fama atrae a miles de visitantes cada año, hasta el punto de que, desde hace unos años, sus satíricas representaciones tienen lugar en el Teatro Principal de la ciudad.

Benidorm también en invierno

Si la provincia de Alicante es mucho más que sol y playa, su principal exponente turístico debe ser el primero en dar fe de ello. Benidorm se convierte durante estas fechas en ‘Beninadal’: una ciudad que saca músculo más allá de la supuesta temporada alta con un programa de actividades y atractivos de primer nivel.

Beninadal es mucho más que un bonito árbol y unas cuantas calles iluminadas. Hay actividades para toda la familia, un mercadillo navideño con opciones para todos los gustos y bolsillos y, como no puede ser de otra manera en estas fechas, una pista de hielo sobre la que deslizarse y disfrutar. Todo ello, con la curiosa estampa de vivir la capital turística de la Costa Blanca con luces navideñas y ropa de abrigo.

La ciudad del juguete

Es imposible recopilar excursiones navideñas en la provincia de Alicante sin incluir a Ibi. 

La capital del juguete es en estas fechas, si cabe, todavía más un parque temático del juguete. El museo del juguete, con más de cuatrocientas piezas exhibidas, es toda una fantasía para niños y adultos, pero la magia no termina ahí.

Para hacer redonda una excursión a Ibi, además de visitar su característico museo, un buen plan puede ser alojarse en su hotel tematizado. Cada habitación está ambientada en un ecosistema juguetero diferente: una experiencia que puede ser un regalo en sí misma. 

La cuna del turrón

Si casi es imposible plantearse una Navidad sin juguetes, desde luego resulta absolutamente impensable pasar por estas fechas sin turrón. Y, al igual que con los juguetes, la provincia de Alicante es la cuna de la tradición turronera. Jijona cuenta, por supuesto, con su propio museo del turrón, y alrededor de este típico producto navideño se construye un inmenso abanico de experiencias.

La principal es, sin duda, la degustación y compra de turrones clásicos alicantinos y jijonencos. La almendra es el principal ingrediente de un producto que cuenta con una gran industria alrededor y que, año tras año, sigue atrayendo a curiosos y golosos visitantes hasta las fábricas y tiendas más tradicionales del área de Jijona.

Los dos grandes exponentes

Quien quiera planificar excursiones navideñas en la provincia de Alicante no puede dejar fuera de la ecuación a las dos ciudades más importantes de la zona. Alicante y Elche vuelven a ser las principales bazas para disfrutar la Navidad a lo grande. Más luces, más tiendas, más actividades y más planes sobre la mesa con una oferta similar pero con su propio carácter.

Pista de hielo, Belén gigante (viviente en el caso de Elche) y programas de actividades bien nutridos para que cada visitante o cada ciudadano puedan encontrar lo que buscan y desean. Por supuesto, con la ilustre presencia de Papá Noel y los Reyes Magos.

También te puede interesar