El alcalde de Alicante, Luis Barcala, junto con el equipo de Gobierno y todos los grupos de la Corporación municipal, representantes de instituciones, e integrantes de la Comisión cívica para la recuperación de la memoria histórica, han participado hoy en un acto celebrado junto al monumento conmemorativo al Stanbrook y a su capitán, Archibald Dickson, que ha tenido lugar en la dársena del puerto, con motivo del 80 aniversario, en recuerdo de la salida del buque con más de 2.638 exiliados, al final de la guerra civil española.

El alcalde de la ciudad ha tomado la palabra en el acto, organizado por el Ayuntamiento de Alicante, para recordar que aquel 28 de marzo de 1939, el Puerto de Alicante, “se convirtió en el trágico escenario, cuatro días antes del final de la guerra civil española, de la peor cara de un conflicto que había enfrentado a españoles contra españoles”.

La mañana de aquél día el primer edil señaló que hasta esta dársena del puerto “llegaron una avalancha de decenas miles de personas esperanzadas por encontrar un barco para poder huir al exilio. Unos pocos lo consiguieron, muchos no”.

Actos de recuerdo como el de hoy, – ha explicado el alcalde en su alocución -, hay que recordarlos y conmemorarlos para no olvidarlos ya “siempre será una fecha imborrable para la historia de Alicante, donde nuestra ciudad fue testigo del último acto de una guerra que nunca debió tener lugar. Nuestra ciudad vivió en primera persona el sufrimiento de miles de compatriotas, el drama de cientos de familias desesperadas en busca de un pasaje que les pudiera llevar a otros lugares que, aunque extraños, les permitieran continuar con sus vidas”.

El acto institucional, desarrollado por el Ayuntamiento para recordar esos momentos dramáticos, que según Barcala “rememoran unos hechos que nunca debieron producirse para que el sufrimiento de miles de personas al final de nuestra guerra civil no vuelva a repetirse”.

Así “el mejor homenaje que le podemos rendir a esas personas es garantizarles que nunca, nunca más volveremos a enfrentarnos unos con otros, que nunca nuestro país volverá a revivir esos momentos, que nunca las armas hablarán por nosotros, que nunca habrá un bando enfrentado a otro, que nunca más habrá dos Españas, que nunca, como decía nuestro poeta Antonio Machado, habrá una España que te hiele el corazón”, subrayó el alcalde.

BALANCE

En este sentido el primer edil también alzó la voz para hacer balance y recordar que “hoy la situación en nuestro país es totalmente diferente”, poniendo en valor que “en la actualidad gozamos de una democracia plena, en la que los derechos y libertades individuales y colectivas están garantizados”.

Además, Barcala ha defendido que nuestra responsabilidad para con esas personas que vivieron el drama de la guerra civil en el puerto de Alicante «es garantizar la pervivencia de nuestra democracia y de la reconciliación que supuso la aprobación de nuestra Constitución”.

Hoy el alcalde incidió en que “con la palabra, sin las armas, fuimos capaces de construir un Estado Democrático en el que las libertades y el respeto a la opinión de todos, bajo el imperio de la ley y con la garantía de la separación de poderes, nos ha permitido avanzar, modernizarnos, integrarnos en Europa y ser participes de los principales acontecimientos que ha vivido la Humanidad”, .

En unos momentos donde según Barcala “algunos cuestionan ese espíritu de reconciliación que supuso la aprobación de nuestra Constitución” y concluyó que “ hoy es más necesario que nunca recordar aquellos momentos vividos al final de nuestra Guerra Civil en Alicante. Defender nuestras Constitución, defender nuestro Estado Democrático frente a los que se quieren saltar las leyes, frente a los que no quieren respetar las reglas del juego que nos hemos dado todos los españoles, es la mejor manera de rendir homenaje a todas esas personas que vinieron desesperadas a Alicante buscando una vía de escape para ellos y sus familias y que lamentablemente muchos de ellos no consiguieron”.

Al inicio de su intervención Barcala ha rechazado de forma contundente los actos vandálicos ocurridos en el monumento que ha amanecido terriblemente violentado ya que “tratan de empañar algo que es de todos, y no se puede aceptar, ni el vandalismo ni la intolerancia”.

El primer edil ha destacado a su vez en el discurso que “estamos en deuda con las miles de personas que murieron en la Guerra Civil, con los miles de exiliados, con los que no pudieron salvarse”.

Para finalizar subrayando que “la mejor forma de reconocer su sufrimiento es garantizarles que nuestro país no dará un paso atrás en la lucha por los derechos y las libertades de todos los españoles, que no daremos un paso atrás en la defensa de la igualdad y de la unidad de España”

Para ello hoy el alcalde, ha señalado que “el verdadero homenaje y la deuda que tenemos con todos los españoles que sufrieron en Alicante el fin de nuestra guerra civil, es no olvidar para no repetir, por ello 80 años después, les recordamos porque no queremos sufrir la condena de repetir esa parte de nuestra historia”, y ha citado al filósofo español Jorge Agustín Nicolás Ruiz de Santayana: “Aquellos que no recuerdan el pasado están condenados a repetirlo”.

La juventud también ha estado presente en el acto a través de dos grupos de alumnos del Conservatorio Profesional de Danza Pedro Espadero, que han realizado sendas actuaciones.

Por último el alcalde también ha informado que en la sesión plenaria celebrada en el Ayuntamiento de Alicante, los miembros de la corporación han aprobado una declaración institucional por la que el Ayuntamiento se ha posicionado contra la guerra, la intransigencia y la intolerancia, así como todo tipo de sectarismo que derivan en actos violentos.