Unanimidad. La crisis social y económica generada por el coronavirus ha puesto a prueba a los ayuntamientos, como administraciones más cercanas a los ciudadanos, y todos coinciden en que “ha llegado el momento” de poner en valor su capacidad de trabajo y sus ideas para ayudar al tejido industrial comercial y social de sus municipios. En el encuentro “iambiente”, patrocinado por Aguas de Alicante y celebrado ayer de forma virtual, se pudo constatar que todos ellos reclaman al Gobierno Central poder hacer uso de sus remanentes de tesorería y superávits presupuestarios para ejecutar planes de ayuda y desarrollo local. 

Participaron en el encuentro Juanjo Berenguer (alcalde de El Campello), Jesús Villar (alcalde de Sant Vicent del Raspeig), Irene Navarro (alcaldesa de Petrer), Jaime Albero (alcalde de Sant Joan) y María Dolores Berenguer, (alcaldesa de Monforte del Cid). O lo que es lo mismo: munícipes del PSOE, PP y EU, todos esperanzados en salir pronto del estado de alarma para activar políticas activas de dinamización económica y social con los que relanzar las economías de sus municipios.

Para ello, es indispensable poder contar con los fondos económicos de los que disponen las arcas municipales, procedentes de los impuestos locales. La utilización de ese remanente se considera “imprescindible” para que los ayuntamientos puedan demostrar, una vez más, que conocen mejor que nadie las necesidades de sus conciudadanos, y lo que hace falta para salir adelante.

Juanjo Berenguer, como el resto de alcaldes, incidió en la labor desarrollada hasta el momento, centrada fundamentalmente en el apoyo social a la población, la atención a familias vulnerables, las labores de desinfección de todo el término municipal, la seguridad ciudadana y la dinamización de la sociedad a través de las redes sociales, además de los servicios propios de la administración pública municipal. “Hemos mantenido operativos todos los servicios, incluidos los deporticos y culturales, porque entendimos que los programas que ya se estaban desarrollando no debían interrumpirse”.

Berenguer fue explícito cuando señaló que la crisis será dura y larga. “Estimo que las iniciativas concretas para relanzar nuestras economías y ayudar a las familias y empresas se desarrollarán durante lo que queda de 2020 y también todo 2021”, dijo.